Un albergue totalmente accesible en Navarra

  1. Inicio
  2. Ocio adaptado
  3. Un albergue totalmente accesible en Navarra

Concretamente a las afueras de la localidad de Ollo (Navarra), capital del valle del mismo nombre (Val de Ollo), muy cerca del nacedero del río Arteta y a veinte minutos del centro de Pamplona. Éste es el lugar en el que se encuentra el albergue Gure Sustraiak. Totalmente accesible y libre, por lo tanto, de barreras arquitectónicas, éste es el lugar en el que personas con diferentes capacidades pueden disfrutar de un turismo inclusivo en un entorno natural… o, sí lo prefieren, disfrutar de estancias formativas, de educación ambiental o de ocio terapéutico.Albergue Gure Sustraiak.

Además, bueno es saber que estas instalaciones no se han construido tan sólo observando criterios de accesibilidad. También se han tenido en cuenta aspectos como el empleo de técnicas de bioconstrucción y el estricto respecto de la legislación medioambiental. Por ejemplo, para la construcción del albergue, se han utilizado celulosa proyectada y fibra de madera (y esas son sólo dos de las acciones verdes tomadas en la edificación de este albergue). Una característica diferencial de este proyecto es que no se trata de un inmueble adaptado para su uso por personas con discapacidad, si no que ha sido diseñado y construido desde el principio según criterios de accesibilidad universal.

Habitación Albergue Gure Sustraiak.

Cuando el viajero llega a las instalaciones de Gure Sustraiak, lo que uno encuentra es un alojamiento, sin ninguna barrera arquitectónica, con veinticuatro plazas para personas que se mueven en silla de ruedas, baños totalmente accesibles y cincuenta plazas para viajeros que tengan movilidad reducida o padezcan discapacidad intelectual o sensorial. En total, 80 plazas. Además, todo el albergue ha sido equipado con señalítica adaptada, pavimento podotactil en estancias comunes y avisos visuales en habitaciones.

La propiedad del albergue corresponde a una cooperativa de iniciativa social, sin ánimo de lucro, que trabaja en este valle navarro desde hace más de una década. Sus gestores y propietarios están especializados en ofrecer ocio sostenible y formación medioambiental. Además, en el marco de una economía social, fomentan la creación de puestos de trabajo para personas en riesgo de exclusión.

Junto al albergue hay una granja escuela, también accesible, en la que se programan actividades de educación medio ambiental y de desarrollo y convivencia positiva. Gure Sustraiak también ofrece programas específicamente diseñados para escolares. Además, el espacio permite la realización de actividades de ocio terapeútico con animales… especialmente con asnos.Niños en el albergue Gure Sustraiak.

Pepe Varela

Compartir en RRSS

Post relacionados

Menú