Ana, una karateca sin brazos y en silla de ruedas

  1. Inicio
  2. Noticias
  3. Ana, una karateca sin brazos y en silla de ruedas

Nacida sin brazos, Ana Valle siempre ha querido que la traten como una igual, sin favores ni discriminaciones. Y lo ha conseguido, fuera… pero, sobre todo, dentro del tatami

El amarillo de su cinturón es igual al del resto de sus compañeros…pero también lo es (o lo son) horas de entrenamiento, la exigencia del maestro o la intensidad de las inmovilizaciones, estrangulaciones, proyecciones o luxaciones que entrena junto a los otros. Ana, practicante de una modalidad de karate llamada Nihon Tai Jitsu, tiene un sueño: ser cinturón negro.

Tres años sobre el Tatami

Ana vive en Espera, una pequeña localidad de la Serranía de Cádiz. Hace sola el camino que va de su casa al polideportivo. en el que Ana entrena con otros chicos de la comarca. También iba sola el día que, intrigada, aceptó la invitación del maestro Antonio Pedro Hirch, fundador del club deportivo Anpehi, que integra a personas con todo tipo de discapacidades. De eso hace ya tres años.

A Indonesia

Esta deportista tiene 15 años, estudia tercer curso de la Educación Secundaria Obligatoria (ESO). Ana es una chica con mucho empuje, tanto que formó parte del equipo español que, en el pasado mes de octubre, participó en Yakarta (Indonesia). Allí se celebraron los Juegos Mundiales de Deporte para Todos.

Karatecas con otras discapacidades

Ana entrena en el polideportivo de su pueblo con deportistas que padecen todo tipo de discapacidades (Síndrome de Down, parálisis cerebral, amputaciones…). Sea cual sea la discapacidad que se padezca, todos los deportistas alumnos se disponen en cuadrícula. No hay diferencias entre quienes tienen una discapacidad y quienes no. Todos se mueven al mismo son en una coreografía más o menos perfecta. Aunque no es perfección lo que persigue el maestro. El lema de Antonio, el profesor lo dice todo: sólo se llega más rápido; juntos, más lejos. Y, junto, el grupo ya ha llegado a Indonesia, Inglaterra, Italia, Portugal y otras tantas ciudades españolas. ¿El próximo reto? Hacer 140 kilómetros del Camino de Santiago

Compartir en RRSS

Post relacionados

Suscríbete a nuestro Blog

Subscribirse a el blog
Menú